Fernando Saiz. 30 de junio de 2017
Restaurante Le Petit Prince. Fernán González, 7. Madrid
Menú del día: 13,50 euros. Se sirve a mediodía entre semana.

Puntuación comida, 6,50. Puntuación precio, 8,50. Relación comida/precio, 7,50.

Elegir el mejor menú del día de Madrid es como decidir cuál es el mayor disparate de Donald Trump: hay tantísima oferta a disposición que no hay manera de ponerse de acuerdo.  Hay muchos blogs y webs que lo intentan y hacen sus listas y sus rankings y gorjean aquí y allá en busca de un mínimo consenso. En vano: la selección suele estar sesgada por los personalismos y las modas (Chueca es también lo más 'cool' en menús del día) y los nombres de los restaurantes casi nunca coinciden; si alguno repite suele ser porque su agencia de comunicación se ha movido bien.

También hay muchos precios. Desde los 8 euros que cobran en algunos baretos por un menú completo (la cafetería Alameda, de Parla, lo ofrece por 6,50, ahí es ná) hasta los 30 o 35 euros que te sacuden en algunos restaurantes de cierto postín. Demasiado margen para hacer una selección justa y homogénea.
Así que lo menos insensato en estas arenas movedizas es refugiarse en la siempre socorrida experiencia personal y colocar las expectativas muy bajas. Nada de proclamaciones del tipo "¡este es el mejor menú del día de Madrid, y punto!". Como máximo, un simple "Pardiez, que bien se come aquí".

Lo de "pardiez" (par Dieu) viene al caso, como el sagaz lector habrá intuido, porque de lo que vamos hablar aquí es de un restaurante francés donde, en efecto, se come muy bien de menú. De carta, también, pero donde realmente destaca 'Le Petit Prince' es precisamente en su menú del día, que ofrece platos tradicionales franceses. El formato es el más o menos habitual: uno puede elegir entre cinco o seis primeros platos (ensaladas simples pero hábilmente sazonadas, huevo poché, rilletes, paté de campaña, brie empanado, algún quiche), otros tantos segundos (excelente 'steak tartare', sustanciosos guisos de pollo o ternera, buen conejo a la mostaza, filetes de vaca decentes, siempre algún pescado interesante) más postre (quizás lo menos logrado de la oferta) o café, con bebida y plan incluido.

Las raciones no son grandes, cierto (supongo que es la única manera de rentabilizar el negocio), pero sí suficientes para saciar el apetito del cliente que luego tenga que trabajar, y la regularidad de sus platos es ciertamente notable. Yo habré comido allí una veintena de veces, y siempre he salido satisfecho. Además, el servicio, sin ser profesional (suelen ser chicas y chicos franceses muy jóvenes), es voluntarioso y agradable.

El precio está también dentro del rango de 10-15 euros que podemos considerar que un profesional cualquiera se puede permitir con cierta frecuencia sin necesidad de abrir una línea de emergencia de liquidez en el Banco Central Europeo.

Post Scriptum. Por cierto: 'Le Petit Prince' tiene, sin discusión, el mejor menú del día de Madrid. Y punto.

smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon

Agregue su comentario

Tu Nombre:
Comentario: